Saltar al contenido

Un ecuatoriano viola “sin querer” a una nudista

Una serie de eventos muy desafortunados provocaron una confusa y desagradable situación en una playa nudista localizada en la cuidad de Quito, en Ecuador.

El desarrollo del hecho curioso culmina con el delito denunciado por la víctima, una turista que tomaba sol desnuda en la playa hasta que Ramón de de 22 años y oriundo de esa ciudad, la violó “sin querer”.

Al menos eso fue lo el joven alegó en su defensa cuando fue detenido y puesto en prisión.

ecuatoriano

Según las explicaciones del joven, sería uno de esos casos de extrema mala suerte y casualidades que culminan en un hecho por demás desafortunado para ambos.

Pero, siempre existe el escepticismo y podría tratarse de un simulador al que se le agotaron las excusas para justificar sus delitos.

Ahora, ¿Cómo puede alguien alegar que una violación se produjo “sin querer” y por accidente? Repasemos la cadena de hechos que, según el acusado, habrían culminado en la violación de la joven turista. De más está decir que se trata de una seguidilla de hechos de dudosa veracidad, pero Ramón D., no tendrá otra posibilidad más que esperar que el juez le crea su historia.

pixabay.com
pixabay.com
  1. Primero que nada, Ramón estaba en la playa y necesitaba saber la hora.

  2. Se encontraba sin reloj. Ni teléfono celular para mirar la hora.

  3. La playa, casualmente, era nudista. Los reglamentos de las playas nudistas suelen requerir que quienes ingresen estén desnudos. Es muy común que se prohiba llevar ropa, para evitar el ingreso de curiosos.

  4. Ramón decidió consultar la hora a una señorita que se hallaba allí, desnuda.

  5. Al parecer, la chica se inclinó a buscar su reloj, exactamente en el momento en el que Ramón experimenta una erección, probablemente causada por la visión de una bella joven desnuda cerca suyo.

  6. Al intentar retirarse luego de saber la hora (que es lo único que Ramón quería, según él), se tropezó, quizás nervioso por su erección

  7. Cae sobre la joven. No a un costado, ni delante. Sobre ella.

  8. Seguramente pagando un karma de muchas vidas, al caer, su miembro penetró “de manera involuntaria” a la chica.

El curioso hecho fue denunciado por la mujer, lo cual provocó la detención del sujeto. Ramón ahora espera que el juez crea su historia y lo libere, quizás para volver a tomar sol en las playas. Mientras espera la resolución, piensa cómo hará para llevar consigo un reloj si a la playa no lo dejan entrar con ropa.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…