Saltar al contenido

Tu silla te puede estar matando

Tu silla te puede estar matando

La vida moderna ha hecho que permanezcamos más horas sentados con mala postura frente al ordenador, sin estar plenamente consciente de los grandes riesgos que este hábito tiene para nuestra salud. A continuación, te mostraremos las consecuencias que llevar una rutina sedentaria, te aseguramos que al terminar de leer este post te levantarás para comenzar a moverte.

Crédito: Prevencionar.com
Crédito: Prevencionar.com

Hoy en día vivimos en un mundo donde las máquinas hacen buena parte de nuestro trabajo, lo que generalmente elimina la necesidad de la labor manual o el esfuerzo físico, propagando la «epidemia» del sedentarismo. Según la Organización Mundial de la Salud, alrededor del 60% de la población mundial no realiza la actividad física mínima recomendada de 30 minutos diarios.

España ocupa uno de los primeros lugares en el ranking europeo de países con mayor sedentarismo en adultos, de acuerdo a datos del estudio «EuroHeart II: Dieta, Actividad Física y Prevención de la Enfermedad Cardiovascular en Europa», realizado por la European Heart Network. De hecho, la Fundación Española de Nutrición realizó un estudio en 2014 que ha determinado que el sedentarismo es el principal culpable  de la obesidad en los españoles.

Mientras que la tecnología brinda sus obvios beneficios, como el poder hacer más en menos tiempo, automatizar procesos, consolidar nuestros esfuerzos y comunicarnos en tiempo real, también nos trae varias desventajas.

Estar sentado durante largos períodos de tiempo puede causar problemas como: dolores en la espalda baja, mala postura e incluso enfermedades crónicas como la diabetes, enfermedades coronarias y obesidad. Si permaneces sentado durante mucho tiempo por causa de tu trabajo, toma nota de las consecuencias negativas que esto podría producir en tu salud:

Problemas en cuello, hombros y cerebro

El mover nuestros cuerpos significa mayor cantidad de sangre y oxígeno fluyendo hacia nuestro cerebro, lo que contribuye a mantener nuestras mentes ágiles. Sin embargo, el permanecer sentado durante largos periodos de tiempo, ralentiza el flujo de oxígeno la sangre a nuestro cerebro, inhibiendo la capacidad de pensar con claridad.

Pixabay.com
Pixabay.com

Además, la tendencia a inclinarse frente a la pantalla del ordenador, representa un tremendo peso para el cuello, particularmente para la vértebra cervical, que conecta la espina dorsal con tu cabeza. Una mala postura también daña los músculos de la espalda y los hombros, ya que estos permanecen tensos.

Problemas en la espalda.

Los problemas más frecuentes para muchas personas ocurre en sus espaldas, ya que una mala postura generalmente contribuye a un fuerte dolor de espalda y daño en los discos de la columna. El movimiento suaviza los discos de las vértebras para expandir y contraer la columna, permitiendo que la sangre y los nutrientes fluyan por la zona. El sentarse durante mucho tiempo hace que los discos permanezcan desalineados y compactados, causando incluso que el colágeno se aglomere alrededor de tendones y ligamentos.

Por otro lado, Las hernias lumbares ocurren con mayor frecuencia en las personas que permanecen muchas horas frente al computador.

Degeneración Muscular

Sentarse no requiere el uso de los músculos abdominales, y si éstos permanecen sin uso durante mucho tiempo, se puede producir una condición conocida como Hiperlordosis, o el incremento en la curvatura de la columna vertebral. Además, sentarse durante mucho tiempo, disminuye la flexibilidad en general, particularmente en las caderas y espalda. Unas caderas flexibles contribuyen al balance general del cuerpo, pero permanecer sentado mucho tiempo, hace que los huesos de las caderas permanezcan cortos y tensos.

Los músculos de los glúteos también se vuelven suaves luego de permanecer largos períodos de tiempo sin uso, esto disminuye la habilidad de realizar grandes zancadas y mantener el cuerpo estable.

Deterioro de los órganos.

Permanecer sentado durante largos períodos de tiempo, puede afectar el corazón, el páncreas, o derivar en cáncer como el de colon, de endometrio o de mama. Los problemas cardíacos en este caso son causados por el flujo sanguíneo deficiente y la disminución de la capacidad del cuerpo para quemar grasa, lo que contribuye a la formación de obstrucciones en las arterias.

La inactividad prologada hace que el páncreas produzca insulina en exceso, aumentando el riesgo de padecer diabetes y obesidad; por su parte, el motivo del riesgo de cáncer no se conoce con certeza, pero el doctor James Levine, quien ha dedicado varios años al estudio de los efectos negativos de estar sentado, afirma que podría deberse al crecimiento celular anormal que produce la sobreproducción de insulina, o a que la falta de movimiento disminuye la capacidad del cuerpo de producir antioxidantes que ayudan a eliminar radicales libres que pueden generar cáncer.

Trastornos en las piernas.

Obviamente, el permanecer sentado durante largos períodos de tiempo afecta la circulación en las piernas. La inactividad física causa mala circulación alrededor de los tobillos, lo que eventualmente los hinchará y podría producir venas varicosas, e incluso producción de coágulos de sangre. Otro problema asociado con el permanecer sentado mucho tiempo es que los huesos se vuelven más frágiles y delgados con el paso del tiempo, puesto que la actividad física regular contribuye a mantener los huesos duros y fuertes. El sedentarismo puede explicar por qué hoy en día individuos cada vez más jóvenes padecen de osteoporosis, una enfermedad asociada generalmente a personas de mediana edad.

¿Cómo combatir la epidemia del sedentarismo?

Si realmente debes permanecer sentado durante largos períodos por motivos laborales, procura sentarte en una posición erguida y evita el inclinarte sobre el teclado. Otra opción sería comprar un balón suizo de ejercicios, que forzaría a tus músculos abdominales a trabajar y mantener tu cuerpo recto y estabilizado. También podrías usar productos para ejercitar tu espalda, que le brinden estabilidad y fuerza.

yoga
Pixabay.com

En segundo lugar, levántate regularmente para estirarte aproximadamente cada 30 minutos. Levantar y caminar alrededor de la oficina por unos algunos minutos también sería muy positivo, puesto que contribuye al flujo sanguíneo y ayuda que tu cerebro y músculos operen con normalidad.

Finalmente, practicar yoga puede ser de gran ayuda, pues mantiene los músculos flexibles y permite a la mente relajarse y distraerse luego del estrés de la jornada. También podrías comprar un mueble de trabajo que te obligue a permanecer de pie. Esto ayudaría a la sangre a oxigenarse y correr con mayor libertad a través del cuerpo, reduciendo el riesgo de coágulos y los graves problemas de salud antes mencionados. ¡Muévete y llénate de vida!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…