Saltar al contenido

La inspiradora historia del “hombre con el brazo de oro”

James Harrison es un australiano de 78 años, famoso en su país por haber salvado la vida de más de 2 millones de niños hasta la fecha, ¿Cómo ha logrado semejante hazaña? Simplemente donando su sangre.

Crédito: cartman.tv
Crédito: cartman.tv

Su historia comienza a los 14 años, cuando tuvo que ser sometido a una intervención quirúrgica para extirparle un pulmón, cirugía que lo dejó 3 meses en el hospital. Después de la operación, su padre le contó que 13 litros de sangre donados por personas anónimas fueron fundamentales para que saliera con vida de la intervención. Desde entonces, Harrison se propuso donar sangre apenas tuviera la edad adecuada.

4 años después, cumplió su promesa y comenzó a donar sangre. Durante los 60 años siguientes, ha realizado unas 1000 donaciones, pero luego de las primeras donaciones notaron que su sangre era especial: descubrieron que en la sangre de Harrison hay un anticuerpo inusualmente fuerte llamado La inmunoglobulina anti-D (Rh0), conocido por prevenir la muerte de fetos que hayan sido afectados por la enfermedad de Rhesus, una afección sanguínea que provoca que el organismo de la madre produzca anticuerpos para destruir las células sanguíneas del bebé, lo que puede derivar en una anemia severa en el feto provocándole daños cerebrales o la muerte.

Crédito: Sidney Morning Herald
Crédito: Sidney Morning Herald

Con el anticuerpo presente en la sangre de Harrison fue posible desarrollar la vacuna Anti-D, que detiene la formación de anticuerpos en la madre que perjudiquen al feto. Gracias a la sangre de Harrison y a sus donaciones para el desarrollo de la vacuna, se han salvado las vidas de tantos pequeños; de hecho, la característica de su sangre es tan importante que su vida fue asegurada por un millón de dólares, de ahí su apodo de “El Hombre con el Brazo de Oro”.

Crédito: today.com
Crédito: today.com

Este señor es todo un héroe, y gracias a él y a su deseo de retribuir de alguna forma lo que hicieron por él para que pudiera vivir, millones de familias han tenido la oportunidad de recibir niños sanos.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…