Saltar al contenido

Estos refugiados no pudieron dejar a sus mascotas atrás

Estos refugiados no pudieron dejar a sus mascotas atrás

La crisis migratoria que vive Europa actualmente acapara los titulares a diario: cientos de miles de personas huyen de sus conflictivos países de origen buscando una mejor calidad de vida en otro lugar, sin saber qué les depara el futuro. Dejar tu hogar atrás no es fácil, debes renunciar a tu hábitat, a tu vida como la conocías. Al momento de decidir qué van a llevar consigo, estas personas deben tomar lo mínimo indispensable para emprender una dura travesía hacia Europa, ya que deben la mayoría debe cruzar el Mediterráneo en condiciones tan precarias, que no se pueden dar el lujo de llevar mucho equipaje.

Pero hay quienes no pueden desprenderse de absolutamente todo: muchos simplemente no pueden dejar abandonadas a su suerte a sus mascotas y deciden emprender el difícil viaje con ellos.

Tal es el caso de Aslan, un adolescente de 17 años que ha viajado desde Siria con su perra Rose.

Este otro ejemplo, es el de un joven que llegó con su familia a la isla de Lesbos, en Grecia, virtualmente sin nada, pero aún así no pudo dejar a su gato Zaytouna, que significa Aceituna en árabe.

Crédito: Getty Images
Crédito: Getty Images

Caminan (y navegan) cientos de kilómetros con la esperanza de comenzar una nueva vida junto con sus mejores amigos peludos.

refugiados3
Crédito: Facebook Help for Refugees with Pets
refugiados5
Crédito: Facebook Help for Refugees with Pets
Crédito: Reuters
Crédito: Reuters

Aunque no todos son perros y gatos.

Crédito: Getty images
Crédito: Getty images

Estas historias deberían hacer reflexionar a aquellas personas que no dudan al momento de dejar a sus mascotas en la calle. Si ellos decidieron hacer un viaje tan arriesgado y difícil junto con sus compañeros, todos podemos hacerlo.



1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…