Saltar al contenido

El dinero da felicidad – conoce ¿por qué?

El dinero da felicidad - conoce ¿por qué?

Puede que estés en desacuerdo total con lo que leerás a continuación, pero, la idea no es convencerte sobre semejante certeza sino generar un debate sobre qué significa la felicidad en torno al dinero. Y es que el dinero da felicidad.

¿Qué es la felicidad?

Sí, realmente la felicidad son sólo momentos, instantes que marcan y te hacen olvidar de los problemas.

Por eso ríes, ríes, te sientes satisfecho, alegre; pareciera que nada te puede arrebatar tal sentimiento.

Hasta que en algún momento recuerdas los problemas como el dinero, que solo alcanza para tus necesidades básicas y no para el par de zapatos que te gusta.

Muy bien esto podría ser una superficialidad, pero para otras personas un par de zapatos es una necesidad. Ahí viene la frustración.

El dinero no compra la felicidad

Es verdad que existen personas multimillonarias que nacieron y crecieron con muchísimo dinero o hasta lo heredaron y no son felices.

Pero eso tiene que ver con trabajo, obviamente aspectos como ser feliz porque se desconoce lo duro que es trabajar y sacrificarse para ganar el dinero honradamente.

Como sugiere el escritor Ernest Hemingway “la riqueza por sí sola no cambia mucho las cosas”.

El dinero da felicidad

Eres feliz cuando haces las cosas que te gustan, pero sabes que para hacer lo que te gusta necesitas dinero.

  • Si tu placer es viajar, necesitas dinero para hacerlo. Si tu placer son las mascotas necesitas dinero para cuidarlo.
  • En el caso que sea tu sueño sea tener una casa propia, necesitas dinero para adquirirla.
  • Si tan solo te gusta coleccionar relojes o carteras, necesitas dinero para hacerlo.

Puede ser que verdaderamente el dinero no lo sea todo. Pero, crean que tener dinero es el primer paso a la felicidad, porque lamentablemente el mundo se mueve por el dinero.

Nuestras vidas dependen de él. Ahora si no sabes darle el uso adecuado al dinero para ser feliz, ya es un punto personal.

No tener dinero te hace sentir estresado, preocupado, frustrado y por ende infeliz. Claro, un abrazo, una caricia y un compartir con tus seres queridos no tiene precio, ni todo el dinero puede comprar la honestidad.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…