Saltar al contenido

Consecuencias del fenómeno iPosture

En la era del siglo XXI muchas cosas han cambiado, para ¿mejor? No sabemos hasta qué punto. El avance de la tecnología crece con mayor velocidad y cada vez más aceleramos el día a día para responder a las exigencias de un mundo altamente intercomunicado. Muchos han criticado la irrupción del Smartphone a nuestras vidas por disminuir los niveles de comunicación directa sea con familiares o amigos, sin embargo, como todo, es relativo.

Si bien la tecnología nos ha acercado hasta el punto que las distancias se han hecho más cortas entre países, se ha perdido el control de la herramienta. El profesor Amy Cuddy afirma que “los Smartphones están arruinando nuestra postura. Y la mala postura no sólo significa una rigidez en el cuello. Nos puede hacer daño en formas psicológicas insidiosas”.

El profesor Cuddy explica que si te detienes a observar a tu alrededor te das cuenta de que la mayoría de las personas mantienen una posición “encorvada” al ver el teléfono, un fenómeno que lo define como iPosture (por el iPhone).

Smartphone_chica

Pero el doctor Steve August, un psicoterapista de Nueva Zelanda, nombra el fenómeno como iHunch. Según estudios, se ha demostrado que las personas con depresión clínica adoptan una postura que se asemeja misteriosamente al iHunch. Uno de ellos, publicado en 2010 en la revista oficial de la Asociación Psiquiátrica de Brasil, encontró que los pacientes deprimidos tenían más probabilidades de sufrir del cuello doblado hacia adelante.

Una postura que no solo significa un mal físico sino un problema a considerarse como la causa de los estados emocionales. De hecho, según estudios ya comprobados la encorvadura o posición de la columna interviene en la actitud negativa de las personas a ciertos hechos o decisiones. Las personas suelen ser más inseguras y hasta tener problemas de concentración y memoria.

De hecho, parece que existe una relación lógica entre el tamaño del dispositivo y la medida en que afecta a la persona: cuanto menor sea el dispositivo, más se debe apegar a su cuerpo para usarlo, y mientras más encogido mantiene la postura, las personas son más propensas a ser sumisas.

smartphone_chica_2

Aunque esta sea una realidad, nadie dejará de usar sus dispositivos porque ya existe un apego muy fuerte hacia estos. Pero sí puede haber un esfuerzo por cuidar o mejorar la postura para no llegar a estos extremos como mantener los hombros hacia atrás al momento de leer el celular y estirarse.

Recordemos que no sólo afecta nuestra postura física sino nuestro humor, la memoria, las emociones y el comportamiento.

Fuente: Your iPhone is ruining your posture



1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…