Saltar al contenido

Acaba con su Mercedes AMG S63

¿Quién no ha sentido que le hierve la sangre cuando la agenda que tenía preparada no sale como quería? y que, ¿A pesar de los múltiples intentos por conquistarla (incluyendo pedidos de ayuda por las redes sociales, oraciones y promesas celestes), todo resulta en fracaso? ¿A quién no le dan ganas de gritar a todo pulmón la frustración que tiene atorada entre pecho y espalda porque el trabajo más importante de su carrera y que le costó sangre, sudor y lágrimas se arruinó por un “evento fortuito” antes del momento de la entrega?

Estoy segura que como yo te has encontrado en situaciones similares, donde parece que lo único tangible son tus respuestas orgánicas y animales ante lo que simplemente escapa de tu control, por eso quiero mostrarte el siguiente vídeo para que evalúes por ti mism@, si la situación ameritaba o no la reacción, o si por el contrario, consideras que el protagonista de la historia se quedó corto en su desahogo.

Después de lo sucedido en el vídeo, sucederán dos cosas con total certeza:

La primera, al descender el nivel de cólera, el protagonista de nuestra historia habrá descubierto que ninguna empresa aseguradora, responde por daños a vehículos causados por Arranques de Furia, Estrés Máximo o Deseos Reprimidos.

La segunda, ¿quién dijo que el golf es un deporte relajante que amerita serenidad y concentración absoluta? Nuestro chico furioso del vídeo dejó en claro que un palo de golf puede ser tan letal como cualquier otra arma blanca, si se le imprime la suficiente combinación de furia y fuerza. Claro está, cualquiera que gaste una fortuna en un auto costoso y elegante como el Mercedes Benz S63 AMS, podría al menos esperar que dicho vehículo funcionara a las mil maravillas y no que te dejara varado en plena autopista con la familia a bordo y, que al reclamar en la agencia donde lo compraste, no te presten ninguna atención.

Si estás atravesando una situación semejante o que está poniendo a prueba tu nivel de resistencia, antes de empezar a contabilizar daños materiales, ten presente el siguiente pensamiento: “las pruebas no son una excusa para rendirte, sino la razón para seguir luchando”.

No te des por vencid@ todavía. Busca un lugar apartado para pensar. Respira hondo y revalúa tus opciones. Las soluciones existen sólo que no siempre son visibles.

Ahora te invito a que me dejes tu comentario más abajo y me respondas, ¿Qué has hecho tú en un día de Furia?




1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…