Saltar al contenido

¿A qué sabe un pastel con 60 años de horneado?

¿Te imaginas el sabor puede tener un pastel que fue hecho hace 60 años? La verdad es que no se me ocurre ninguna respuesta simpática o decente, aunque desde luego sería más interesante para mí saber: ¿cómo es que todavía puede ser comestible? Porque siendo honestos, ya es bastante difícil lograr que la ensalada que servirá de almuerzo en el trabajo llegue sana y salva para poderla degustar, sin hojas marchitas o con líquido desparramándose por todos lados y ese terrible sabor a acritud.

Wikipedia.org
Wikipedia.org

Bueno, la respuesta a éstas y muchas otras interrogantes que de seguro van a surgir, pueden ser aclaradas por la pareja de casados Ann y Ken Fredericks, quienes contrajeron nupcias el 19 de agosto de 1955 en la ciudad de Nueva York. El pastel de fruta oscura fue elaborado por la abuela de la novia y en cada aniversario de su boda sacan el pastel de su envase y lo acompañan con una botella de Champagne  para celebrar la memorable ocasión. Ann afirma que el sexagenario pastel no necesita ningún tipo de secreto para su almacenamiento; tan sólo basta con ponerlo en un molde y guardarlo en la despensa de la cocina.

ahoranoticias.cl
Fuente: ahoranoticias.cl

Si eso es así, ahora me pregunto: ¿Qué clase de cocina es esa y dónde puedo comprar una? ¿El molde que usa se puede fabricar a pedido y también conservar personas? Lo pregunto porque sería el invento más revolucionario del siglo XXI:

¡Eternamente Joven!, llévelo ya en empaque individual y olvídese del bótox, las cirugías estéticas y las cremas para untar….

“Tengo que decir que es seca, tiene un sabor un poco seco, pero sabe a pastel” comentó Ann, en una entrevista que ella y su esposo concedieron a Florida Today. Por otro lado, el matrimonio reconoce que el pastel nunca se ha echado a perder y que lo único que se necesita para mantenerlo húmedo es una gota de licor, o más específicamente de Brandy.

A propósito de lo anterior, el señor Fredericks afirma que “esa sea posiblemente la causa de que hayan permanecido juntos tanto tiempo”

Ahora está más claro que el agua: si combinamos una gota de Brandy con un longevo pastel y una botella de champagne, el resultado inevitable será un matrimonio inseparable y casi inmortal. Porque comerse un pedacito del mismo pastel, año tras año sin enfermar por 60 años, es tener muy buena mano para la cocina o un pacto divino al estilo Matusalén.

En tal sentido, ya lo saben futuras parejas que van camino al altar, si quieren durar en su matrimonio: conserven el pastel de bodas, esa podría ser la diferencia entre un divorcio costoso o un matrimonio barato.



Generica Image Banner 300x250

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…