Saltar al contenido

5 Hábitos que destruyen tu credibilidad profesional

El mundo laboral es cruel y despiadado: lo quieras o no, siempre serás juzgado por tus hábitos en la oficina, por cómo hablas y por tu desempeño en general en tu trabajo, y un paso en falso te puede costar caro. Muchas veces no tenemos consciencia de que algunos hábitos, tanto de habla como de comportamiento, que pueden ser perfectamente comunes cuando tratas con tus amigos o familiares, en situaciones profesionales pueden estar cavando tu tumba laboral. En esta ocasión, queremos señalarte algunas prácticas que pueden proyectar una imagen muy poco profesional de ti mismo:

Desorden: que tu habitación o tu casa parezcan una zona de guerra porque dejas todo tirado es una cosa, pero llevarte ese hábito a la oficina es otra muy distinta: un puesto de trabajo desorganizado puede hacerte ver como una persona sucia y descuidada. Si bien hay personas que en “su desorden tienen su orden”, tener tus cosas regadas por todas partes en la oficina también puede afectar tu productividad, tu persistencia y te puede acabar frustrando, esto de acuerdo a resultados de unos estudios realizados por los investigadores Boyoun Chae y Rui Zhu, en los que a dos grupos de participantes se les indicó que realizaran una actividad, un grupo en una oficina desordenada y el otro en una oficina organizada: aquellos que trabajaron en una oficina desordenada renunciaron a lograr realizar la actividad antes que los que trabajaron en el ambiente ordenado, y otros experimentos similares arrojaron resultados similares. Así que puede que acomodar tus papeles y carpetas de vez en cuando pueda ayudarte a proyectar una imagen más profesional y a mejorar tu desempeño en tareas complicadas.

Crédito: Yessalesrecruitment.co.uk
Crédito: Yessalesrecruitment.co.uk

Uso excesivo de muletillas: usar muletillas como “Um…”, “Este…” o “Bueno…” en situaciones determinantes, como una exposición de resultados ante tu equipo de trabajo, o peor, ante tu jefe, puede ser un factor distractor y mina tu credibilidad, ya que denota que no estás seguro de lo que estás diciendo. Eliminar las muletillas puede ser difícil, pero no es imposible: una buena táctica es practicar lo que vas a decir antes de hablar en público, escúchate y corrígete.

Crédito: Snipview.com
Crédito: Snipview.com

Prometer imposibles: hacer promesas poco realistas al momento de afrontar un nuevo proyecto solo para impresionar a tus colegas o superiores es un grave error, porque cuando no cumples, quedas como un incompetente. Conoce tus límites, respétalos, y lo que puedas hacer, hazlo de forma sobresaliente.

Crédito: Huffington Post
Crédito: Huffington Post

“No hay problema” (cuando realmente quieres decir “De nada”): responder “No hay problema” cuando te agradecen estas desestimando a la persona y das a entender que lo que sea que hayas hecho para ayudarle fue tan insignificante que apenas te esforzaste, esto de acuerdo al Bill Murphy Jr., columnista del portal INC. Si no te gusta que te hagan sentir como un insecto cada vez que pides favores y das las gracias, lo mejor es que respondas con el clásico e infalible “De nada”.

Quejarte: “Fulano es un inútil”, “No me pagan lo suficiente”, “Que flojera hacer esto”, “Odio mi trabajo”… Todas estas frases la gran mayoría de los trabajadores del mundo las han pronunciado o pronunciarán alguna vez, es normal que nos enfrentemos a situaciones o a personas difíciles, que nos frustremos, o que simplemente tengamos malos días en el trabajo, lo malo es que te lamentes a viva voz en la oficina. Quejarse en exceso en tu lugar de trabajo te hace ver como un inmaduro y francamente es un riesgo innecesario que corres: las paredes escuchan, y si tus lloriqueos llegan a oídos equivocados te puedes meter en un gran aprieto. Así que lo mejor es que te desahogues de tus penas laborales en otro lugar.

Si has pecado con alguno de estos hábitos, corrígelos lo antes posible para que te vean como quieres en tu trabajo: como el profesional competente que seguramente eres.



Generica Image Banner 300x250

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…