Saltar al contenido

4 Trucos para vivir bien gastando poco

Dinero

Cuando comienzas a ver buenos resultados en tus inversiones, la tentación de gastar tus ganancias viviendo con grandes lujos es muy fuerte. Sin embargo, es bueno que sepas desde ya que muchos de los inversionistas más exitosos no son del tipo de personas que viven como reyes: Warren Buffett, considerado el inversionista más exitoso de todos los tiempos y uno de los hombres más ricos del mundo, aún vive en la misma casa nada ostentosa que compró en 1958; y David Cheriton, el informático que debe su fortuna de 3,6 billones de dólares a sus inversiones tempranas en Google, lleva una vida tan frugal que él mismo se corta el cabello y conduce un Volkswagen de 1986.

Dinero cochinito
Crédito: Wikimedia.org

Muchos millonarios no atribuyen su éxito a su acierto a la hora de invertir, sino a cómo usan esas inversiones: ahorrando tan pronto obtienen ganancias y con frecuencia. Esto no quiere decir que para entrar en el club de los millonarios debas convertirte en un tacaño extremo. Hay formas de disfrutar parte del dinero que ganas mejorando tu estilo de vida mientras tu cuenta bancaria se mantiene en ascenso. Conócelas:

Ahorra la mitad de tus ganancias: si bien meter todo lo que ganes en la cuenta bancaria es el método infalible para llegar a tu primer millón, es también la receta para un posible desastre financiero: demasiada privación puede desembocar en gastos impulsivos y sin control. En estos casos lo mejor es buscar el equilibrio: ahorra el 50% de tus ingresos regulares y extras, el resto disfrútalo.

Compra una buena casa, no una gigante: tener una mansión es uno de los símbolos de estatus y poder más conocidos, pero tener una gran casa normalmente viene con una gran hipoteca, por lo que debes pensar en que la cantidad de metros cuadrados puede sobrepasar tu poder de pago y arruinar tus posibilidades de acumular un millón en tu cuenta bancaria.

¿Qué hacer? De acuerdo a la revista Time, la regla general es comprar una casa que no te haga gastar más del 28% de tus ingresos anuales y optar por una hipoteca pagadera en menos tiempo para ahorrar en intereses. El dinero que logres ahorrar con estas estrategias, úsalo en renovar tu casa a tu gusto: lo importante no es el tamaño, sino cómo puedes crear un hogar confortable en un espacio decente para poder disfrutarlo sin que se te vaya la vida pagando la hipoteca.

Optimiza lo que gastas: si vas a gastar, gasta en cosas que de verdad te satisfagan a ti y a los tuyos, ¿De verdad necesitas ese último gadget que salió al mercado? ¿Es realmente necesario comprar ropa en las tiendas más caras, cuando en otras hay ropa de buena calidad a menor precio? Son ejemplos de preguntas que debes hacerte cada vez que te dispongas a sacar la cartera.

Un estudio reciente del Journal of Consumer Psychology descubrió que la gente siente mayor placer gastando cuando compra “experiencias” como unas vacaciones. Así que una gran opción es gastar yéndote con tu familia a un viaje en crucero, en vez de comprar un nuevo coche de lujo cuando el que ya tienes funciona perfectamente.

Invierte en ti mismo: tu activo más valioso eres tú, para ser mejor en tu trabajo y en las inversiones, no puedes parar nunca de aprender. La formación constante implica una inversión de tu tiempo y algunas veces de dinero, pero bien vale la pena si te va a preparar para ser exitoso en tus proyectos del presente y el futuro. Recuerda que los tiempos cambian, no te quedes atrás conformándote con lo que te llevó a tus primeras ganancias, ya que el estancamiento puede ocasionarte pérdidas que te alejen de tu patrimonio de 7 cifras.



1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…